Pasta dorada de cúrcuma / La especia con superpoderes

This post is also available in: en

La cúrcuma es una de las especias más terapéuticas que existen. Se  utiliza desde hace siglos en la medicina ayurvédica para prevenir o combatir innumerables dolencias digestivas, salud hepática, problemas de piel y un largo etcétera. También en la cocina india o china es protagonista en muchas preparaciones.

Aunque es muy efectiva por sí misma, aumenta sus cualidades curativas al mezclarla con ingredientes como la pimienta, cuyo principo activo, la piperina, refuerza la acción de la curcumina, el compuesto principal y el más poderoso de la cúrcuma para controlar la inflamación.

 Otros ingredientes que la benefician y actúan muy bien en conjunto, son el jengibre o la canela, ambos se pueden añadir a la “pasta de cúrcuma dorada”  un preparado delicioso que puede hacer maravillas en tu cuerpo y también en tu cocina.

Ingredientes:

  • ½ taza de cúrcuma
  • 1 cda de ghee ( mantequilla clarificada) o 4 cdas  de aceite de coco o aceite de oliva virgen extra
  • 1 cda postre de pimienta negra
  • 1 taza de agua
  • 1 pizca de jengibre fresco rallado ( opcional)
  • 1 pizca de canela( opcional)

Preparación:

  1. En un cazo pequeño, derretir la mantequilla clarificada o el aceite de coco.
  2. Añadir la cúrcuma y mezclarlo constantemente. Incorporar el vaso de agua y remover para que se mezcle de manera homogénea.
  3. Incorporar la pimienta y seguir removiendo hasta que se espese y se vaya cocinando a fuego medio unos 7 minutos. Añadir si se desea el jengibre y la canela y remover un par de minutos más. Si es necesario, agregar un par de cucharadas más de agua.
  4. Pasar la pasta a unos tarros pequeños con cierre hermético. Cuando la preparación esté a temperatura ambiente, guardarlos en la nevera. Pueden durar entre 18 y 20 días.

Se puede utilizar: para hacer la leche dorada de cúrcuma , mezclándola con una leche vegetal o utilizar la pasta en la cocina: estofados,  salteados o sopas, yogures o batidos

Beneficios:

Combate la inflamación, por lo tanto es recomendable en casi todos los procesos o dolencias que cursen con este proceso que debilita el sistema inmune.

Es antioxidante,  antibacteriana y fungicida.

Reduce los dolores en las articulaciones, ayuda a mejorar la piel o  prevenir alergias. Mejora la tos.

Mejora la memoria, la atención y el estado de ánimo. Sirve de complemento digestivo.

Ayuda al cuerpo a reforzar las defensas, así que hay que tenerla muy a mano esta temporada  otoño – invierno.