5 tips para reducir el desperdicio de comida en casa

Esta publicación está disponible en: es

Todos tendemos a pensar que no desperdiciamos demasiada comida. Pero, cuando se trata de desperdicio de alimentos, lo que pensamos y hacemos a menudo puede ser muy diferente.

La forma en que compramos puede afectar la cantidad de alimentos que  no se utilizan, por lo tanto, durante una semana,  intentemos observar nuestros hábitos de compra.  Cambiar la forma en que lo hacemos, menudo puede ser una forma simple de reducir la cantidad de alimentos que desperdiciamos.

1. Comprar de forma razonable – Qué necesitas y que tienes: Lo ideal es hacer una lista de lo que utilizaremos durante 3 días,  especialmente en producto fresco. La planificación de comidas es una de las formas más efectivas de reducir el desperdicio de alimentos y ahorrar dinero.Esto evita la compra impulsiva o antojadiza. 

Revisar la nevera, los armarios y el congelador ayudan a tener presente lo que ya se tiene en stock y poder hacer así previsión, pensar en menús y ahorrar dinero.

  2. Cocinar lo necesario

La forma en que cocinamos  y reutilizamos los alimentos puede garantizarnos una excelente relación calidad precio, comidas sabrosas y también reducir el desperdicio de alimentos.

Cocinar la cantidad correcta, o incorporar las sobras en una próxima comida; salteados, rellenos o ensaladas impide el desperdicio inmediato del plato que hemos  preparado . Envasarlo en un tupper de cristal y llevarlo al trabajo es una excelente idea.

3. Utilizar todas casi todas las partes de los vegetales y las frutas

Se pueden hacer caldos caseros, vinagretas, ensaladas o incluirlos en zumos o batidos que faciliten la utilización casi completa de los vegetales.

El desecado, la fermentación, el encurtido, y curado permiten utilizar todo el alimento.

Las pieles de las frutas o de algunos vegetales se pueden secar al horno en baja temperatura o en deshidratador y se convierten en deliciosos snacks,

Reciclar semillas es otra opción; a las semillas de calabaza, simplemente  hay que lavarlas, secarlas y mezclarlas apenas( con aceite de oliva si se desea) y tostarlas al horno. Están llenas de nutrientes.

4. Mantener la nevera ordenada

Si recordamos el dicho:”fuera de la vista, fuera de la mente”. Esto suena especialmente cierto cuando se trata de comida.

Si bien tener un refrigerador con suficientes alimentos puede ser algo bueno, un refrigerador demasiado lleno puede ser malo cuando se trata de desperdicio de alimentos.

Ayude a evitar el deterioro de los alimentos manteniendo su refrigerador organizado para que pueda ver claramente los alimentos y saber cuándo se compraron.

Si se cree que  algo de lo que se ha comprado no se utilizará rápidamente, congelarlo. Es una buena manera de reutilizarlo con sentido y necesidad.

Recordar que lo primero en entrar debe ser lo primero en salir, así se evitan acumulaciones de los mismos productos en la nevera.

5. Evitar ser tiquismiquis con la apariencia de algunos alimentos

 La búsqueda de la manzana perfecta contribuye al desperdicio de alimentos. Esto nada tiene que ver con la necesidad de elegir productos frescos, no pasados. 

Aunque son idénticos en sabor y nutrición, las llamadas frutas y verduras “feas”  quedan fuera de nuestra elección , escogiéndose  con más naturalidad los productos que son más agradables a la vista.

La demanda del consumidor de frutas y verduras impecables ha llevado a las principales cadenas de supermercados a comprar solo productos perfectos para los agricultores. Esto lleva a toneladas de comida perfectamente buena que se desperdicia.

Para que esta tendencia de despilfarro vaya a menos podemos elegir productos ligeramente imperfectos en el supermercado. Mucho mejor aún si tenemos la posibilidad de comprarlas directamente al agricultor en diferentes mercados.

Son los  pequeños hábitos los que suman, entre todos, para frenar el desperdicio y alimentar y nutrir con una mayor conciencia.