Trucha

la-despensa-truchaLa trucha, perteneciente a la familia de los salmones, se diferencia principalmente de este en la forma y el tamaño de su cuerpo. Existen tres tipos de trucha: las de río, las de lago y las truchas asalmonadas, de mayor valor gastronómico. Las truchas nacen en aguas dulces donde se establecen los primeros cinco años de su vida, tras eso, emigran a los mares cercanos donde permanecen 5 años más. A partir de entonces, remontan los ríos para desovar y cerrar así el circulo de la vida. Actualmente, las truchas se crían en piscifactoría, donde se acelera su engorde y se consigue mantener una estabilidad del producto en el mercado.

Características
Se trata de un pescado de agua dulce, según su clasificación. Las truchas, a excepción de la asalmonada, no posee la pigmentación de los salmones en su carne ya que no incluyen pequeños crustáceos en su alimentación. En cambio, dependiendo de la especie de la que estemos hablando, la carne de la trucha puede ser tan grasa como la del salmón.

¿Como se compra?
Las truchas que encontramos en el mercado suelen proceder de piscifactorías, por lo que resulta un producto muy económico, no por eso menos valioso. Su piel de tono verde plateado debe presentarse brillante; del mismo modo, las truchas cuentan con una capa gelatinosa, ver “mocosa” sobre su piel, sinónimo de frescura. El peso de las truchas puede variar de los 200 gr a los 450 gr, al menos las que encontraremos en nuestros mercados ya que hay ejemplares de hasta 23 kg.

Utilidad
Excelentes a la plancha o al horno. Existe una receta tradicional “truchas a la Navarra” de sencilla ejecución; se rellenan las truchas con jamón ibérico, se pasan por harina y se fríen en aceite de oliva. Eliminadas las espinas también pueden degustarse en ceviches, tartares, etc.

Conservación
Una vez adquirida la trucha, en perfecto estado, podremos conservarla en la nevera durante 3-4 días sin riesgo alguno. Para una mayor conservación, conviene limpiarlas bien y congelarlas envueltas en papel de cocina transparente.
Truco para manipular truchas
Utiliza siempre un paño de cocina o papel absorbente para poder manipular las truchas sin que se resbalen, del mismo modo, dispón la trucha sobre un paño para poder limpiarlas sin dificultad.

Algunas recetas con trucha

 

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz