Pera

Una de las frutas de otoño por excelencia.

 

la-despensa-peraPerteneciente a la familia de las rosas (Rosaceae), al igual que las manzanas y los membrillos, esta deliciosa fruta es originaria del sureste de China, donde el cálido clima proporciona las condiciones apropiadas para el desarrollo de estas variedades de fruta; a diferencia de otras frutas de climas templados, las peras alcanzan su máximo nivel de calidad cuando son recogidas del árbol ya formadas pero aún duras, para madurar en las semanas posteriores lejos ya de su planta de origen; si son recogidas una vez iniciada la maduración pueden presentar una textura pastosa, harinosa y poco agradable. Lo mismo ocurre si durante su maduración y conservación la pera sufre cambios bruscos de temperatura, pasando de los 18º recomendados para este proceso a temperaturas más altas.

Características
La pera muestra una gran similitud con la manzana en lo que a los nutrientes se refiere, convirtiéndose un fruto muy valioso para nuestra alimentación, debido a sus propiedades, cualidades y características. Las diferencias residen básicamente en que la pera posee una proporción de fibras que duplica a la de la manzana, contiene menos vitamina C y unos valores de acidez más bajos que esta, propiedad que hace de la pera un excelente componente para una dieta equilibrada y saludable. El contenido de la pera se caracteriza por poseer una composición muy equilibrada de minerales, oligoelementos y vitaminas; destacando el complejo vitamínico del grupo B que favorece el desarrollo y la producción de sangre.
La pera contribuye a la neutralización y eliminación de metales pesados y elementos nocivos presentes en el cuerpo humano, de ahí que se le otorguen propiedades depurativas, y que se reconozca su labor en el fortalecimiento del sistema cardiovascular.
También es eficaz para combatir trastornos digestivos y la hipertensión vascular, alivia las afecciones renales y de la vejiga; y resulta un regulador eficaz del balance hídrico por lo que resulta muy recomendable para todas aquellas personas que necesitan tomar muchos líquidos.

¿Cómo se compra?
Las peras que encontramos en ocasiones amarillentas y con pequeñas manchas pardas muestran un avanzado estado de maduración, cercano a la putrefacción y pueden resultar indigestas por lo que evitaremos su adquisición y posterior consumo. Procuraremos comprar peras duras y dejarlas madurar en nuestros hogares hasta que alcancen el punto idóneo de consumo. Las peras autóctonas, muestran un punto de consumo adecuado entre los meses de octubre y diciembre.

Utilidad
Al igual que las manzanas, las peras contienen un alto índice de pectina por lo que resultan muy adecuadas para la elaboración de jaleas y mermeladas, podemos añadir el núcleo (corazón) de la pera para elaborar mermeladas de frutas que no contengan un tan importante índice de pectina, como los frutos rojos. También en ensaladas dulces y saladas, como guarnición o rellenos de infinidad de preparaciones, sin duda una fruta muy versátil.

Conservación
Conservaremos las peras a una temperatura de entre 18º y 20º para que no pierdan sus propiedades; las peras maduran fuera del árbol por lo que si hemos adquirido peras demasiado duras, no tendremos prisa en consumirlas siempre que adoptemos esta medida de conservación. La pera desprende una serie de compuestos que pueden acelerar su descomposición siempre que se encuentren en una atmósfera cerrada, sin una constante renovación del aire, son especialmente sensibles al dióxido de carbono, por lo que nunca conservaremos las peras en bolsas de plástico.

Otros aspectos a tener en cuenta
Gran parte de las propiedades nutricionales y vitales de la pera, al igual que ocurre en muchas otras frutas, se encuentran entre la piel y la carne de la misma por lo que es recomendable degustarlas con la piel; lavaremos la fruta en lugar de pelarla para disfrutar así de todos sus beneficios.
Parece que el aceite o extracto de pepitas de pera resulta un método adecuado para retrasar el envejecimiento de la piel; existen cremas elaboradas a partir de esta sustancia que, aplicadas en zonas propensas al envejecimiento y las arrugas, como el contorno de ojos, el cuello o el busto, retrasan la aparición de las mismas y disminuyen la profundidad de estas; a este aceite también se le otorgan propiedades antiinflamatorias.
La pera contiene además un alto contenido de ácido fólico lo que parece favorecer el buen humor, que siempre es síntoma de belleza.

Algunas recetas con pera

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz