Pato

La sabrosa carne de esta ave acuática permite la elaboración de infinidad de recetas culinarias.

patoAdemás de su apreciada carne fresca, el pato nos ofrece otros sabrosos derivados como el magret, el jamón de pato, el foie, el paté o el confit.

El pato es un ave acuática de cuello corto, pico aplanado y alas cortas que le permiten vuelos cortos. En el mercado podemos adquirirlo salvaje o doméstico (criado en granja). En ambos casos, las variedades más comunes son la Pekin (de origen chino y una de las más consumidas en todo el mundo), la Beberia (de calidad culinaria superior) y la Mulard (muy utilizada para la obtención de paté). Es una de las carnes más calóricas que hay, especialmente si se consume con piel. Su carne es rica en vitaminas del grupo B y minerales como fósforo, hierro y cinc.

Temporada

La carne de pato puede encontrarse durante todo el año, ya sea fresco o congelado. Sin embargo, la temporada de caza de pato salvaje se abre a finales de verano, por lo que septiembre es un buen momento para encontrar esta variedad en los mercados.

Cómo se compra

En el mercado podemos encontrar pato fresco así como diferentes productos derivados como el magret (pechugas de pato), el jamón de pato (magret sazonado y secado), confit (muslos, alas y mollejas sometidas a un largo período de cocción en la propia grasa del ave), foie (hígado graso de pato), etc. Si compramos pato fresco hay que fijarse si se trata de un ejemplar salvaje o doméstico (criado en granja). Este último presenta hasta un 30% más de grasa, que se acumula especialmente bajo la piel del animal. Si retiramos la piel, su aporte de grasas es similar al resto de las carnes magras (pollo, pavo…). Hay que
asegurarse que su carne sea firme y desprenda un olor fresco y agradable. La carne de hembra joven suele ser más tierna y gustosa que la del pato macho y adulto.

En la cocina…

La carne de pato permite infinidad de preparaciones culinarias (frito, a la brasa, guisado, al horno…). Su textura y fino sabor combina bien con frutas que aporten un toque ácido y dulzón como la naranja, la manzana, la pera o la ciruela. Sea cual sea, es recomendable no alargar demasiado la cocción ya que puede adquirir una textura excesivamente reseca o dura.

Cómo se conserva

La carne fresca de pato debe consumirse antes de 2-4 días. Debe colocarse en los estantes más cercanos al congelador, donde la temperatura ronda los 2 ºC. Es posible congelarla y mantenerla en buen estado durante aproximadamente unos 4 meses.

¿Lo sabías?

Mientras que el foie se elabora exclusivamente con hígado (de ganso, oca o pato), el paté es una mezcla de ingredientes: hígado, carne, condimentos, harina, especias…

Algunas recetas con pato, o mil y una ideas con pato…

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz