Los beneficios del consumo local

This post is also available in: en

consumo_local_1Venta directa o de proximidad, circuitos cortos, productos de la tierra… Estos términos resuenan mucho, pero…¿cuáles son sus ventajas? y ¿cómo escoger la propuesta que mejor se adapta a nuestra forma de consumir?  Queremos aportar un poco de luz sobre el tema, y a la vez mostrar el amplio abanico de iniciativas existentes, algunas de ellas con un largo recorrido a sus espaldas.

El objetivo común: fomentar un sistema justo, local y sin intermediarios. Además de la cercanía geográfica, el concepto “proximidad” en la alimentación se refiere también a la proximidad comercial. Es decir, habla de modelos en los que no hay ningún intermediario (venta directa), o sólo un facilitador entre consumidores y productores (circuito corto y venta de proximidad). Entendemos “facilitador” como las figuras que se ocupan de las tareas de comercialización y comunicación, ahorrando así éste trabajo a los productores.

Primero…¿Qué no es de proximidad? 

Éste matiz es importante porque en el caso de los supermercados, también existe un sólo intermediario, pero en ningún caso tiene esta connotación de compromiso con el productor. En el canal de la gran distribución las empresas compran a grandes explotaciones de productores y venden a través de sus propios supermercados o hípers. Éste único intermediario es por tanto gigantesco, mueve volúmenes enormes de alimentos y tiene un poder de negociación que le permite imponer sus propias condiciones. Tampoco es “de proximidad” la vía mayoristas, el segundo canal de comercialización mayoritaria. En este caso, un mayorista en origen compra al por mayor a muchos productores y vende los alimentos a un mayorista en destino, que son los mercados centrales como Mercabarna,

MercaMadrid, Mercasevilla, etc. Es así como llegan los productos a las tiendas de comestibles, los súpers (cadenas pequeñas) y mercados municipales.                                                                                  Algunos datos nos muestran como estos dos canales son las dos vías mayoritarias de acceso a los alimentos frescos (no elaborados). Un 38% es para las tiendas de comestibles y mercados, un 32% se refiere a los supermercados, un 8% a hípers y discounts y el 14% restante a iniciativas de circuito corto.

consumo_local_5

Las iniciativas de circuito corto que mejor se adaptan a ti

A pesar de que todavía tiene un porcentaje minoritario, en los últimos años ha habido un boom y cada vez tenemos más opciones de proximidad cerca de casa. Mercados de productores: hoy en día en algunos mercados vuelven a existir puestos en que el circuito de comercialización se acorta mucho. Cada vez encontramos a más productores vendiendo sus alimentos, o sino a vendedores que conocen al productor de origen. También se hacen mercados independientes y puntuales, creados expresamente con vocación de fortalecer el tejido agrario local.

Otras iniciativas de proximidad, que en los últimos años han sido todo un boom, son:

  • La venta directa en la explotación de los productores.
  • Las cestas a domicilio (impulsadas por los propios productores o por otras entidades, siempre que compren directamente al productor).
  • Las agro tiendas o puntos de venta donde los campesinos socios de cooperativas agrarias venden sus productos.
  • Las cooperativas o grupos de consumo.
  • Las Colmenas.

Todas ellas son complementarias y lo importante es ofrecer al consumidor una diversidad para que pueda escoger cuál es la que mejor se adapta a su ritmo de vida y necesidades.

consumo_local_3

Cooperativas de consumo y Colmenas

Nos detenemos un momento en las cooperativas de consumo y las Colmenas. Si bien comparten el mismo objetivo de cambio de consumo y son sistemas que facilitan la venta directa, existen diferencias en el modelo. La más destacada es el grado de implicación del consumidor, que en las cooperativas de consumo es mayor. La misma constitución de esta iniciativa viene de una acción colectiva de varias personas, además, se comprometen a hacer una compra mínima semanal y a la vez participan en la gestión a través de grupos de trabajo que se reparten las tareas de manera que todos los socios colaboran en todas las actividades.

En ¡La Colmena Que Dice Sí! no hay compromiso de compra mínima ni de permanencia. Ésto es así porque nuestro objetivo es llegar a un público de la sociedad más amplio, que puede no estar familiarizado con el consumo de proximidad y ecológico y que quiere iniciarse en él pero no está preparado para asumir un compromiso elevado. Para algunos, este puede ser un camino de toma de conciencia y quizás el primer paso hacia las cooperativas de consumo.

Ventajas de comprar directamente al productor

Son varias las propuestas de compra directa, y no tienen más que ventajas:

  • A los productores, les permite vivir dignamente de su trabajo sin estar a expensas de los vaivenes del mercado. Así, ayudamos a que el mundo rural de la región se mantenga vivo y reforzamos con nuestra acción de compra la economía local. Esta ventaja es muy importante si tenemos en cuenta que en el 2012 habían abandonado el trabajo un 16% de los agricultores que había en el 2000, y un 28% de los que quedaban estaban en paro (cuando el paro general de ese año era del 25%) (2).consumo-local_4
  • A  los consumidores nos ofrece opciones de consumo que reducen el transporte, el despilfarro alimentario, los embalajes y los residuos. Y además establecemos un contacto vivencial y transparente con el productor, creando vínculos de confianza y construyendo comunidad. Sin olvidar la calidad de los productos.

¡Vincúlate a los alimentos! ¡Conoce quién hay detrás de tu comida! Ahora, ¡unirte al cambio está al alcance de todos y todas! Seguro que tienes una alternativa cerca de tu casa.

La colmena que dice si

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of