Laurel

Laurel: una ninfa convertida en árbol.
Cuenta un mito griego que Zeus convirtió en árbol a Dafne, cuando la ninfa le pidió ayuda para escapar de la persecución de Apolo. Este árbol era un laurel.

 

la-despensa-laurel

Características del laurel
El laurel (laurel nobilis) es un árbol de la familia de las lauráceas, originario de la zona mediterránea. De crecimiento lento, suele mantenerse como arbusto por medio de la poda. No se da bien en climas muy fríos pues peligra con las heladas y prefiere la media sombra. Se usa en jardines como seto o planta ornamental, dándole diversas y caprichosas formas. También se planta en macetones o tiestos.
Tiene hojas perennes y aromáticas, más bien duras, alargadas, de color verde oscuro y brillante, con el envés más claro y pecíolo corto. En primavera da flores amarillas y, en otoño, en los ejemplares femeninos, maduran los pequeños frutos oscuros y ovoides, no más grandes que una aceituna.
Atención: es importante no confundir el laurel nobilis con el llamado “laurel cerezo” o “laurel real” (prunus laurocerasus), que es bastante parecido y contiene sustancias que pueden resultar tóxicas para el consumo humano.

Simbología del laurel
En la antigua Grecia, el laurel tenía connotaciones místicas y, sobre todo, es símbolo del poder y la gloria. Los romanos entretejían ramas de laurel para coronar al César o distinguir a los generales de los ejércitos victoriosos. Los católicos aún acuden a la iglesia el domingo de ramos con una rama de laurel en conmemoración de la entrada de Cristo en Jerusalén y se “laurea” con esta planta a los vencedores de competencias varias.

Propiedades del laurel
El laurel contiene sales minerales necesarias para el organismo como las de calcio, hierro, manganeso y zinc, además de vitaminas A y B y ácido fólico, entre otros componentes.
Sus hojas y frutos son ricos en aceites esenciales cuyos componentes principales son el cineol y el eugenol. El cineol tiene propiedades expectorantes y antibacterianas, por lo que el laurel se ha usado desde la antigüedad como remedio para las enfermedades respiratorias como la tos, la bronquitis o la gripe. El eugenol es el principal responsable de sus propiedades digestivas: el laurel aumenta las secreciones, ayuda a la expulsión de gases, previene la acidez y disminuye los espasmos intestinales.
Además el laurel es diurético, antiinflamatorio, mejora la circulación, regula la menstruación, tiene efectos ansiolíticos y su aplicación tópica combate la caspa y la seborrea. Todas estas propiedades medicinales sumadas a las aromáticas, lo convierten en un ingrediente habitual en las industrias cosmética y farmacéutica.
Hay que tener cuidado con el contacto prolongado con el laurel, ya que puede provocar dermatitis.

Cómo conservar las hojas de laurel
El laurel se conserva como todas las hierbas: se puede congelar alternando las hojas con papel absorbente, conservar en aceite y/o vinagre dentro de un recipiente que no deje pasar mucha luz, o secar.

Para secar laurel se hacen ramos pequeños sin lavar y se cuelgan boca abajo en un sitio seco y caluroso, sin que les el sol directo. Puede ser cerca de una estufa. Una vez seco, lo mejor es guardarlo en un pote cerrado, mejor cuanto más hermético.

Cómo usar el laurel en la cocina
Las hojas del laurel liberan su aroma poco a poco, por lo que se utilizan para aromatizar todo tipo de estofados y guisos de cocción larga, ya sean de carnes, pescados o legumbres. La hoja seca es más aromática que la fresca. Por lo general se agrega la hoja entera y se retira antes de servir, aunque también se puede picar y mezclar.
Delicooks ofrece varias recetas que llevan entre sus ingredientes esta hoja aromática.

Algunas recetas con laurel

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz