La alimentación en verano

El verano representa la energía, el movimiento, el calor y días más luminosos.

Es la más intensa (por su calor) de las estaciones y asociada con el corazón y el intestino delgado, órganos vinculados a la circulación y digestión, a los que hay que prestar más atención para la Medicina Tradicional China

Es un tiempo de expansión, de crecimiento y mucha vida al aire libre. Hay una sensación de abundancia y de libertad que también viene asociada a la temporada de vacaciones de estas fechas, donde podemos ser los dueños de nuestros horarios y ritmos, saliéndonos de la rutina.

 

 

La alimentación también cambia! Todos los alimentos tienen temperatura y propiedades energéticas y en verano nos inclinamos naturalmente hacia los más frescos que se humedecen para equilibrar el calor.

Hay una mayor tendencia a llevar una dieta raw, alimentos crudos que son más refrescantes como las ensaladas, las sopas frías,  los patés vegetales que además de frescos también son más hidratantes. Este tipo de alimentos (frescos) pueden ayudar a reducir toxinas y a generar fluidos corporales.

Darle un ligero picante a algunos platos fortalece la circulación y a los pulmones, que son los responsables de la sudoración.

 

SUGERENCIAS:

Beber agua;  mezclarla con infusiones, con hierbas aromáticas y con frutas para personalizarla y hacerlas más atractivas.

Evitar las comidas muy calientes, grasosas o excesivamente picantes.

Comer más frutas y verduras, aprovechar todos los beneficios y el sabor especial de la agricultura de temporada. Melón, Pepino, Sandía, Tomates, Espárragos, Espinacas, Berros, Algas marinas…

Tomar pescados, son muy saludables ya que contienen Omega3 que beneficia la circulación y refrescan. Sardinas, caballa o un pescado fresco local.

Nadar, caminar, meditar o hacer yoga son el complemento ideal para mantener un buen sueño, el espíritu tranquilo y disfrutar este verano.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

  Subscribe  
Notify of