Hojas de curry

Hojas-curry_2-370x450Su sabor penetrante y picante (recuerda vagamente al de la salvia), suele usarse para condimentar platos a base de arroz, carne de ave o cordero.

Las hojas de curry son pequeñas, ovaladas, presentan un tono verde oscuro en su parte superior y más claro en la inferior, y desprenden un característico aroma que recuerda al de la mandarina y el anís.

En el mercado. Podemos encontrar hojas de curry frescas, secas o congeladas en los establecimientos especializados en cocina exótica o india. A la hora de elegir los mejores ejemplares, debemos fijarnos en que sean verdes y brillantes, sin roturas ni zonas amarillentas.

En la cocina. Las hojas de curry pueden utilizarse frescas o bien freírlas o tostarlas ligeramente para que desprendan todo su aroma y sabor. Acostumbran a incorporarse en guisos a base de carne, arroz y salsa para aportarles un toque final con sabor y aroma a curry. Eso sí siempre es aconsejable añadirlas en el último momento pues tienden a perder enseguida su aroma.

Cómo se conservan. Las hojas de curry se conservan hasta dos semanas en la parte inferior del frigorífico, envueltas en una bolsa de plástico para que no pierdan su característico perfume. Solo deben separarse del tallo cuando vayamos a utilizarlas. Es posible congelarlas, aunque pierden gran parte de su aroma y sabor durante el proceso.

¿Lo sabías? Durante el período de colonización británica de la India, los ingleses intentaron exportar las hojas de curry sin éxito, pues se trata de una planta que pierde su aroma enseguida. El fracaso llevó a los ingleses a crear un producto que recordara el característico sabor de los tradicionales guisos indios o kariveppilais. Como esa palabra les resultaba muy complicada de pronunciar, optaron por llamar a su producto simplemente “curry “.

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz