Grosella

Las diminutas y perfumadas uvas del bosque

 

la-despensa-la-grosellaOriginaria de Asia y Europa, la grosella es el fruto del grosellero, arbusto que pertenece a la familia de las saxifragáceas que puede alcanzar una altura de hasta 2 metros. Crece en forma de racimos colgantes, similares a los de la uva, pero de menor tamaño. Presenta una característica forma redondeada, de aspecto globoso y un color que oscila entre el blanco, el verde, el rojo brillante o el negro, según su variedad. Su pulpa, carnosa y jugosa, es ácida y refrescante al paladar

Propiedades.

Se trata de una fruta rica en vitamina C (especialmente la variedad de grosella negra que llega a superar a muchos cítricos), así como potasio, hierro y calcio. Al igual que el resto de frutas del bosque, contiene cantidades abundantes de antocianos y carotenoides, sustancias de potente acción oxidante, muy efectivas a la hora de neutralizar la acción de los radicales libres nocivos para el organismo.

Variedades.

- Grosella roja. Puede ser temprana (recolectada a finales de junio y principios de julio), mediana (su recolección se realiza durante el mes de julio) o tardía (propia del mes de agosto). La grosella temprana es la más dulzona y entre sus variedades más comunes destaca la Junnifer y la Jonkheer van Tests. La mediana también tiene un intenso sabor y sus principales variedades son la Red Lake y la Delbard Giganta (la grosella más grande de todas). En cuanto a la grosella tardía, la variedad más común en el mercado es la Première groiselle-raisin.

- Grosella negra. De sabor ácido y astringente, suele reservarse para la elaboración de mermeladas, zumos y licores. Entre las variedades más comunes cabe destacar la Laxtons giant y la Baldwin.

- Grosella blanca. De sabor menos ácido, su pulpa es rosácea o casi blanca. Entre las variedades más habituales están la Versailleise Blanche, la Blanche Juterborg y la Blanca de Holanda.

Temporada
Los meses de verano son los más indicados para encontrar este refrescante y sabroso fruto del bosque.

En el mercado…
A la hora de elegir los mejores ejemplares hay que fijarse en aquellos que muestren un color brillante e intenso. Además, deben ser firmes al tacto y secos, ya que los húmedos acostumbran a estropearse antes

En la cocina…
La grosella puede consumirse fresca (en ensaladas, macedonias, con yogur, como ingrediente decorativo de una tarta o pastel…), o bien en gelatina, compota, jalea o mermelada. También se puede utilizar para elaborar salsas ácidas en platos a base de carne roja. En todos los casos, puede acompañarse de otros frutos rojos del bosque, como el arándano, la mora o la frambuesa.

Cómo se conserva.
A pesar de su aspecto frágil, la grosella se conserva bien en el frigorífico durante dos o tres semanas. Además, es un fruto que puede congelarse conservando intactas sus propiedades de aroma, textura y sabor.

¿Lo sabías?

– En Francia, la grosella negra es el ingrediente principal para elaborar el licor de cassis, una especialidad de la región de Borgoña.

Algunas recetas con grosella

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz