Cómo congelar masas y pan.

Cómo congelar masas variadas:

como-hacer-congelar-masas-2Muchas de las masas que utilizamos a diario pueden ser congeladas, masas de pan, pizza, hojaldres, pastas de tipo quebrada, tortas, etc. Estas masas pueden ser congeladas crudas o ya horneadas.

Tendremos precaución a la hora de congelar masas que contengan levaduras, sobre todo frescas ya que la levadura reacciona con menor intensidad una vez congelada, el frío anula parte de las propiedades de la levadura.

La masa de crêpes, por ejemplo, es mejor congelarla una vez las obleas de crêpe ya cocinadas, separando estas con un papel de cocina transparente y dejando que se enfríen bien antes de congelar.

La masa de pan podemos congelarla una vez elaborada y fermentada aunque es mejor pre-cocerla, fijar así la acción de la levadura, y congelarla en este estado, pre-cocido, a falta de un ultimo horneado que dará la consistencia dorada y crujiente del pan.

Otras masas dulces o saladas también pueden congelarse sin dificultad, masas de profiteroles, buñuelos, pan-cakes, focaccias, etc.

Cómo congelar pan, bolleria y reposteria:

como-hacer-congelar-bolleriaEl pan y la bollería en general pueden congelarse sin dificultad, los mismo para las piezas de repostería, en cambio, tendremos en cuenta si estas contienen cremas, natas o glaseados para congelarlas de manera adecuada.

Congela el pan mejor en porciones. En rebanadas. De todos modos, no congeles el pan mas de 7-8 días, tras este tiempo la corteza del mismo se romperá.

Algunas piezas de repostería podrían ser ricas en lípidos y perder sus propiedades organolépticas durante el proceso de congelado. Es suficiente precaución no congelar estas piezas más tiempo del necesario.

Por lo general, las tartas, bizcochos, pasteles y preparaciones dulces podremos congelarlas sin mayor dificultad, tendremos en cuenta su volumen para congelarlas y descongelarlas adecuadamente, al igual que sus componentes pero habitualmente estas están compuestas de elementos dulces, frutas en almíbar o purés, cremas homogeneizadas, etc. por lo que no es un problema congelarlas.

Las tartas o piezas de repostería puedes congelarlas ya en porciones para acelerar este proceso y descongelar posteriormente solo las porciones que vayas a consumir.

 

Sobre El Autor

Iker Erauzkin

Artículos Relacionados

wpDiscuz