Céret, la capital francesa de la cereza

Céret

A solo unos pasos de la frontera con Francia se encuentra el paraíso de la cerezas y la cocina basada en la caza.

 

Céret es una ciudad medieval situada en el departamento francés de los Pirineos Orientales, en la región de Languedoc Rosellón. Es la capital de la comarca del Vallespir. Se la conoce popularmente como la “capital de la cereza” por su importante producción de esta fruta aunque es también un importante centro cultural ya que en los primeros años del siglo XX se convirtió en el punto de reunión de los mejores pintores cubistas del momento como Picasso, Braque, Maillol, Max Jacob, Chagall o Matisse, como se puede observar en el pequeño Musée d’Art Moderne de Céret, donde el visitante disfrutará con algunos ejemplos representativos de todos estos artistas que plasmaron en sus lienzos algunos de los campos circundantes y de otros de generaciones posteriores, como el catalán Antoni Tàpies.

Cada sábado, en el corazón del elegante y cuidado casco antiguo, se celebra un mercado espectacular con una gran diversidad de productos artesanales como panes, mieles, especias, foie gras, pasteles, verduras de temporada. Un verdadero festival gastronómico. Un gran ambiente repleto de colorido, alegría y una tranquilidad que convierte a esta pequeña localidad en un lugar especial.

El mercado es un deambular de gente que viene y va. Para poder detenerse en los puestos y comprar los mejores productos y catar aquellos que nos ofrecen los vendedores es mejor llegar temprano ya que el mercado cierra sobre la una. A esta hora la gente dedica su tiempo a tomarse un vermut en las numerosas terrazas cubiertas de plátanos, antes de sentarse a comer.

Para todos aquellos a los que les gusta la cereza a finales de mayo o comienzos de junio se celebra en Céret el Festival de la Cereza. La cereza de Céret es un fruto de gran colorido y un característico sabor dulzón. Merece la pena darse un paseo por los campos de cerezos que florecen alrededor de la ciudad donde se pueden encontrar también acogedoras casas de turismo rural. En el tiempo de floración es un espectáculo gozar del colorido de estos campos.

En la comarca del Vallespir la cocina regional está basada en la caza. Se trata de una auténtica cuisine du terroir, que los franceses emplean para definir aquella cocina elaborada con los productos típicos de una región. Muy característicos también de esta zona son los quesos de cabra y en temporada de setas, son muchos los platos elaborados con este tipo de productos.

Los amantes del buen vino podrán degustar algunos caldos típicos de la tierra del Rousillón conocidos como banyuls, rivesaltes o collioure y una gran variedad de vinos dulces naturales, también muy famosos.
Existen varios restaurantes donde degustar la cocina tradicional de Céret. Destaca por su menú gastronómico Le Cerisaie, un local de ambiente romántico, con excelentes platos al grill, quesos y soberbios postres. Con una decoración típicamente catalana, con un tranquilo y fresco jardín cubierto de árboles, en Al Català se puede degustar una cocina casera con productos frescos de la tierra. El restaurante Le Chaudron Magique, con numerosas obras de arte colgando en sus paredes, la mayoría de pintores locales, presenta una cocina bien elaborada cuyo denominador común es la frescura de los productos regionales. No deje de probar en este local su famoso Cassoulet.

Donde comer

Al Catala

15 Avenue Clemenceau
T: + 04 68 87 07 91

La Cerisaie

Route de Fontfrède
T: + 04 68 87 01 94
> www.terrasse-au-soleil.com

Le Chaudron Magique

21 rue Saint Ferréol
T: +04 68 87 40 84
> www.lechaudronmagique-ceret.fr

Oficina de turismo de Céret

1, Avenue Georges Clémenceau
T: + 04 68 87 00 53
> web Oficina de Turimo Ceret

Le Céretan Hôtel **

7, rue de la république, 66400 Céret
T: +04 68 87 11 02
> Web Le Céretan hotel

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz