Albahaca

la-despensa-albahacaConsiderada como una de las plantas aromáticas más apreciadas en la gastronomía mediterránea, la albahaca (Ocimum basilicum) es originaria de la India. Introducida por los griegos en Europa hace más de dos mil años, los egipcios y los romanos también utilizaron esta fragante hierba perteneciente a la familia de las lamiáceas (como el orégano o el romero).

Características.

La albahaca, conocida también como basílico, es una hierba anual con pequeñas hojas de color verde intenso y textura aterciopelada donde precisamente reside su característico aroma y sabor, una mezcla entre el limón, el clavo y la pimienta.

Variedades.

Existen cerca de 40 tipos distintos de esta aromática hierba. En Europa destacan la albahaca napolitana (de hojas grandes), la albahaca mammouth (de hojas alargadas), la albahaca genovesa (de hojas pequeñas y muy perfumadas) o la decorativa albahaca ópalo. Entre las variedades de cultivo asiático, podemos obtener la albahaca morada o tulsi, muy utilizada en la gastronomía del Sudeste Asiático.

Propiedades.

Las hojas de la albahaca son ricas en sustancias como metilcavicol, linalol, cineol y eugenol, además de saponinas. Esto le aporta propiedades beneficiosas para el organismo, con efectos aperitivos, digestivos, antiespasmódicos, carminativos y ligeramente sedantes.

Temporada.

La mejor época para disfrutar con las hojas más tiernas de esta planta aromática es entre finales de primavera y finales de verano, época durante la que se realiza su recolección.

En la cocina.

Las hojas tiernas de albahaca, enteras o picadas, son excelentes como condimento en ensaladas, carnes rojas asadas, pescados, marinados, platos de verduras y hortalizas carnosas (tomates, berenjenas…). Es el ingrediente estrella de la conocida salsa italiana al pesto, elaborada con aceite de oliva, ajo, piñones y hojas frescas de albahaca troceadas, deliciosa para acompañar todo tipo de pastas. También resulta excelente en macedonias de frutas, natillas, helados o refrescos naturales a base de limón, menta…

Cómo se conserva.

Las hojas frescas de albahaca deben guardarse en el interior de una bolsa de plástico y en el frigorífico donde se conservarán en buen estado durante un máximo de 2-3 días. También se pueden congelar para así poderlas consumir frescas en cualquier momento del año. Si se trata de albahaca seca, debemos guardarla en un recipiente cerrado herméticamente y en un lugar seco y fresco.

¿Lo sabías?

Tradicionalmente, la albahaca se ha utilizado para repeler los mosquitos, debido al intenso olor que desprende y que parece disgustar a estos molestos insectos alados.

Algunas recetas con albahaca

Sobre El Autor

Delicooks

Nuestro equipo base.

Artículos Relacionados

wpDiscuz