4 razones para hacerte fan del yogurt

No te lo pierdas…. es fresco, nutritivo, milenario y delicioso. Hazte fan del yogurt y alégrate las mañanas con uno de los alimentos más antiguos y versátiles que existen, un todoterreno con el que puedes prepararte desde un energético desayuno, hasta salsas, batidos y pasteles. Después de leer estas  razones, no querrás que falte en tu nevera.

 

1. Es un desayuno completo y divertido

Te mereces empezar el día con alegría! ponte manos a la obra: Si añades al yogurt cereales integrales, frutas, frutos secos o semillas, añades más nutrientes para aumentar sus beneficios y conseguir un alimento más completo y sabroso. Un buen desayuno evita que tengamos bajones de energía durante el día y que lleguemos a la próxima comida con demasiado apetito. Por su riqueza en proteínas, ayuda a la musculatura y a recuperar energía después del ejercicio físico. Comienza el día con yogurt y añadirás emoción e inspiración a las mañanas.

2. Es un cóctel de vitaminas, minerales y probióticos

Podemos considerarlo un superalimento, por estar cargado de vitaminas, minerales y proteínas de calidad. Es una fuente importante de calcio imprescindible para favorecer la salud de los huesos.
El yogur es un aliado imprescindible para estar fuertes y saludables.

 

3. Favorece la digestión de la lactosa

El yogurt es un alimento que favorece la digestión de la lactosa gracias a sus propios fermentos. La contiene en muy poca cantidad y además ya está pre-digerida en el proceso de fermentación, por lo tanto, podemos considerarlo un alimento beneficioso para quienes tienen dificultades a con la lactosa. Tener problemas con la lactosa no significa decir adiós al yogurt sino todo lo contrario.

4. Tiene todos los beneficios de un alimento fermentado

Para el sistema digestivo, los alimentos fermentados son más fáciles de digerir, absorber y asimilar. El yogur es un fermento con bacterias naturales que preserva los alimentos y crea enzimas beneficiosas y diversas cepas de bacterias conocidas como probióticos. Para poder llevar el nombre de yogurt, una leche fermentada debe contener por lo menos dos cepas bacterianas específicas que son el Lactobacilus bulcaricus y Streptococcus thermophilus, que son las que le dan al yogurt su sabor ligeramente ácido y aportan una valiosa contribución a la micloflora intestinal. El yogur, un alimento que vuelve a ser tendencia.

 

Yogurt con higos, arándanos, nueces, semillas y açaí

Ingredientes:

  • 2 yogures griegos naturales
  • 3 higos
  • 1 pera
  • 1 cda de arándanos azules
  • 1 cda de nueces peladas
  • 1 cda de semillas de calabaza y semillas de girasol
  • 2 albaricoques secos
  • 1 cdita de Açaí en polvo
  • Hojas de menta

Preparación:

  1. Tostar ligeramente las semillas de calabaza y girasol en una paella.
  2. Lavar la fruta y cortar en gajos los higos y la pera.
  3. Preparar dos boles y poner un yogurt en cada uno, ir añadiendo los ingredientes; nueces, el albaricoque troceado, la fruta fresca, las semillas y finalmente espolvorear la mezcla con el açaí en polvo
  4. Darle un toque fresco con unas 3 hojas de menta.

 

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz